Tipos de chocolate

Los distintos tipos de chocolate se elaboran modificando las proporciones entre sus componentes y añadiendo otros productos a su composición básica de pasta, manteca y azúcar.

Chocolate negro

El chocolate negro, fondant o puro, es el resultado de la mezcla de la pasta y manteca del cacao con azúcar, sin el añadido de ningún otro producto (exceptuando el aromatizante y el emulsionante ya citados). Un chocolate negro debe tener una proporción de pasta de cacao superior al 50% del producto, pues es a partir de esa cantidad cuando el amargor del cacao empieza a ser perceptible.

Chocolate de cobertura

Es el que utilizan los chocolateros y los pasteleros como materia prima. Puede ser negro o con leche, y tiene una proporción de manteca de cacao de entre el 32% y el 39%, cuya combinación con sólidos de cacao debe ser mínimo del 54%. La cobertura se usa para conseguir un alto brillo, porque se funde fácilmente y es muy moldeable.

Chocolate a la taza

El chocolate a la taza es el chocolate negro (normalmente, con una proporción de cacao inferior al 50%), al que se le ha añadido una pequeña cantidad de fécula (normalmente, harina de maíz) para que aumente su espesor.

chocolate liquido

bombones

Chocolate con leche

El chocolate con leche es el derivado del cacao más popular. Se trata, básicamente, de un dulce, por lo que la proporción de pasta de cacao suele estar por debajo del 40% y tiene leche (en polvo o condensada) añadida. También se producen tabletas de chocolate con leche con proporciones por encima incluso del 50%, dirigidas tanto al mercado de los gourmets y pastelería.

Chocolate blanco

En el caso del chocolate blanco, estrictamente, no se trata de chocolate como tal, pues carece en su composición de la pasta de cacao. Se elabora con manteca de cacao (por lo menos, el 20%), leche (en polvo o condensada) y azúcar.